Reconstruyen el rostro con una impresora 3D

[vc_row][vc_column width="1/1"][vc_column_text] Un trágico accidente dejó al joven británico Stephen Power con el rostro maltrecho. Una nariz rota, un pómulo hundido y un ojo inexpresivo que acomplejaban a éste jóven británico que se sentía observado y tuvo que recluirse en su habitación para mitigar su dolor. La tecnología de impresión 3d logró reconstruir su rostro basándose en un escaneo previo de su cara y la pericia de los doctores con unos resultados que saltan a la vista. La importancia de esta tecnología cobra más relevancia y sus aplicaciones se extenderán incluso a la impresión de diferentes órganos y articulaciones hipoalergénicas que eliminan un posible rechazo. [/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

2018-04-06T11:02:30+00:0010 de junio, 2014|